A jugar con responsabilidad

Para A.J. Hinch, mánager de los Astros de Houston, sus pupilos conocen bien qué tienen que hacer a partir de hoy, cuando se juegue el tercer partido de la Serie Mundial ante los Dodgers de Los Ángeles, pues se encuentran enfocados en todo momento.
“Este es un momento en nuestras vidas en el mayor escenario de todos”, subrayó Hinch. “Nadie va a precipitarse. Nadie va a conceder ni un solo out, ni un solo turno y, ciertamente, ni un juego”, señaló el manejador de los texanos, quien además dejó en claro que ellos viajaron a California no por uno, sino por los dos partidos.
Ahora los Astros ya se encuentran en Houston donde tienen el privilegio de jugar los próximos tres encuentros en su campo del Minute Maid Park, con marca perfecta de 5-0 en lo que va de la fase final y después de haber tenido una foja global de 31-7.
“Teníamos el objetivo de ganar un partido (en Los Ángeles) y lo logramos”, declaró el segunda base estelar venezolano José Altuve, clave para los Astros. “Ahora en nuestro campo, donde hemos tenido un gran desempeño, saldremos a darlo de nuevo todo y estoy seguro que vendrán cosas muy buenas para el equipo”.
Altuve, quien regresó a Houston con dos nuevos premios individuales como el de Julio Aparicio como el mejor pelotero venezolano y el de Hank Aaron, de mejor bateador de la Americana, está convencido que en casa las cosas le van a ir “muy bien” al equipo.
“Los bates se nos volvieron a prender y esa fue la clave para que al final logremos la importante victoria en el segundo partido”, destacó Altuve. “Tenemos que seguir por el mismo camino”.
La historia es muy diferente cuando están en el Minute Maid Park, donde no sólo tendrá el apoyo incondicional de sus fanáticos, sino que el medio ambiente que se respira en el campo es especial y favorable a los bateadores que se sienten muy bien bajo el ruido que se da dentro del estadio.
“Sabemos que para nosotros este último mes ha sido un poco movido con Medias Rojas de Boston y Yanquis de Nueva York y ahora aquí”, valoró Altuve.— EFE
 





Full of Books